lunes, junio 21, 2004

El cigarrillo y sus consecuencias

Veamos, no se como empezar a contarles este tema. Pero bueno el tema es que siempre me ha hinchado bastante las tarlipes el tema del cigarrillo. Mis viejos fumaban demasiado y tuvieron dramas a causa del maldito cigarrillo.

De chico, a los 13 años quise probar el cigarrillo. Nos juntabamos con los pibes de la cuadra y no tuvimos mejor idea que comprar un paquete de Parissienns Fuertes (los peores) y me parecio un asco tremendo. Sentía que mi bocaba se incineraba. Asi que bueno, el intento existió. Fue para comprobar lo boludo que se puede ser cuando sos tan chico.

Resumiendo no entre en ese puto vicio. Pero la verdadera tortura existía en mi casa. Mi vieja fumaba dos paquetes por día y la verdad que cuando estaba con ella, era insoportable y además el dolor de cabeza que me producia el humo era algo terrible.

Tal es así que ya desde chico es muy grande mi repudio hacia los cigarrillos. Nunca entendí el placer que hay existe en ellos. Pero bueno uno con el tiempo crece y dice: perfecto te respeto hace lo que quieras de tu vida con tus vicios etc. Querés fumar fuma. Querés tomar toma, etc. Peeero claro, el humo me jode a mí, que de última no tengo ganas de tragarlo.

Siempre me toco soportar los vicios de los demás por ejemplo: llegando a casa con un olor espantoso a humo de cigarrillo. Impregnado en la ropa, pelo, piel, etc. Solución? No frecuentar lugares dónde se fuma? Mmmmmmh. Y si es el lugar de trabajo? Cómo hacerles entender que uno no quiere fumar? Cómo decirles sin que lo tomen a mal? Como catzo, alguien me puede decir? En otra época labure en Pagina/12 y ahora me enteré que ahi ya no se puede fumar más en la redacción. El que lo quiera hacer, se tiene que ir al baño o al pasillo.
A donde quiero llegar con todo esto?
Seguramente quede como un pedante. Un intolerante. Pero tanto le cuesta al fumador, darse cuenta de lo que hace? Que yo no quiero compartir su vicio. Que en realidad es un tema de conciencia. De hacer lo que se te cante sin joder a otro.
No espero cambiar el mundo, ni los hábitos de los fumadores. Sino simplemente hacerlos reflexionar sobre lo que tenemos que soportar los que NO FUMAMOS. Disculpen amigos/as, conocidos/as y por conocer.

1 comentario:

Gerry dijo...

Perdón por todo el humo compartido....
espeor seguir compartiendo buenos y sanos momentos.

Saludos
Gerry